< back to articles

HELADO VÁLEME DE ARROZ CON LECHE

Una leche tan rica y cremosa como Váleme Entera es perfecta para aprovecharla para elaborar un helado casero y asegurarnos así que utilizamos productos 100% naturales y de calidad.

¿Un helado en casa? ¡Vaya jaleo, vaya lío! No, de verdad, que suena peor de lo que es. Siempre podemos ir un paso más y complicarlo todo, pero hoy os traemos una receta sin nada del otro mundo.
Además, y aunque el resultado no es tan fino como con las heladeras, vamos a hacerlo a la manera tradicional de la mayoría de hogares que se animan con los helados caseros, así que no necesitas heladera ni bowls especiales. Un bowl de acero que quepa en el congelador será perfecto.

Primero elaboraremos un arroz con leche, luego azúcar invertido y entonces iremos a por el helado.

INGREDIENTES PARA EL ARROZ CON LECHE

100gr de arroz redondo
300ml de leche fresca entera Váleme
Esencia de vainilla
Canela en rama
50gr de azúcar
Piel de 1 limón

ELABORACIÓN ARROZ CON LECHE

Pondremos la leche con el azúcar, unas gotas de esencia de vainilla, la piel de 1 limón y un par de palos de canela en rama. Llevaremos a un hervor y dejaremos 15 minutos a fuego bajo. Pondremos la leche con los sólidos en un recipiente y lo dejaremos en la nevera 24 horas.

A las 24 horas nuestra leche estará bien infusionada y tendrá muchísimo sabor. La pondremos en un cazo, calentaremos y pondremos el arroz. Cocinaremos a fuego medio sin miedo a que se pase, que quede bien blando el arroz. Ahora lo vamos a triturar todo hasta que quede bien liso (o con algunos tropezones si os gusta más así) y lo guardaremos en la nevera con papel film en contacto para que no quede costra.

INGREDIENTES PARA EL AZÚCAR INVERTIDO

500gr de azúcar
240ml de agua
1 cucharada de zumo de limón

ELABORACIÓN DEL AZÚCAR INVERTIDO

¿Para qué hacer azúcar invertido? ¿Qué es eso? El azúcar invertido es un almíbar que nos ayudará a que el helado tenga cristales más pequeños y por lo tanto quede más mantecoso. Además, aguante varios meses, así que lo podemos utilizar para otras recetas de repostería o para más helados (¡que seguro os encanta!).

En un cazo vamos a poner el agua, el azúcar y la cucharadita de zumo de limón y, sin remover, lo llevaremos a 112 grados. Cuando alcance esa temperatura, volcaremos el azúcar invertido en un tarro de cristal. Es importante que no rebañemos para que no se enturbie. Que caiga lo que tenga que caer.
Metedlo en el frigorífico sin mucho movimiento y dejadlo enfriar.

INGREDIENTES PARA EL HELADO

300 ml de crema de arroz con leche
4 yemas de huevos
100gr de azúcar invertido
350ml de nata para montar (<35% grasa) Canela en polvo Leche fresca entera Váleme (si necesario)

ELABORACIÓN DEL HELADO

Pondremos la crema de arroz con leche con las yemas de huevo, el azúcar invertido y un poco de canela en polvo. Con el fuego medio-alto (6-7 en vitrocerámica) y moviendo todo el rato (y rebañando bien del fondo), dejaremos que llegue a los 78-80 grados (¡que no supere los 85 grados!). Debemos comprobar que no esté demasiado denso, debe tener la textura y densidad de una crema inglesa. Si queda demasiado denso, agregamos muy poco a poco algo de leche fresca previamente calentada.
Una vez tenga el punto de una crema inglesa, verificamos si ha quedado algún grumo o si la canela en polvo no se ha integrado del todo bien. Si hace falta, trituramos con una batidora. En cualquier caso, cuando esté lista, metemos en un recipiente con film en contacto con la superficie y dejamos una noche (8 horas) para que enfríe y agarren bien todos los sabores.

Cuando la mezcla esté fría, es el momento de semimontar la nata (hasta que queden picos consistentes). Cuando esté bien montada, agregaremos poco a poco la nata en nuestra crema de arroz con leche con movimientos envolventes. Cuando todo esté perfectamente integrado, lo volcamos en un bowl de metal y lo metemos en el congelador.

Aquí viene la parte más entretenida. Cada 30 minutos sacaremos el bowl, que debe estar bien frío, y lo mezclaremos otra vez todo, rascando del fondo y metiéndolo en el congelador. Repetiremos esto, que se llama mantecar, al menos 4 veces. Tras la cuarta vez, lo dejaremos enfriar del todo y tras varias horas tendréis un helado Váleme de arroz con leche como ningún otro. ¡Buen provecho!

 

No comments yet.

Add a comment

Top
(it will not be shared)